fbpx
4 razones para no ver la serie Fundación para fans de Isaac Asimov
28/09/21   |   Series & Películas

4 razones para no ver la serie Fundación para fans de Isaac Asimov

Para los que leyeron los libros de Asimov la serie de Apple TV Plus no respeta los básicos del autor. Para los que no, es una gran propuesta

Conocedores.com Redacción
Conocedores.com

Este viernes 24, Apple TV Plus estrenó la esperada serie Fundación basada en la exitosa y prestigiosa saga literaria escrita por Isaac Asimov, cuyos primeros libros fueron publicados en la década del 50 y los últimos en los 90. Más allá del espectáculo visual único que la propuesta de la plataforma de streaming propone, hay muchas razones para no ver la serie Fundación si uno es fanático o seguidor del escritor estadounidense.

Sin embargo, si uno no tiene el background o la carga de haber leído las novelas, Fundación es una gran serie para ver, por su nivel de producción, sus efectos especiales, su propuesta disruptiva en muchos aspectos y por el nivel de calidad que sólo Apple puede ofrecer, tal como afirmara el periodista Leonardo Deangelis en la review de Fundación publicada en exclusiva por CONOCEDORES.com®.

La historia no tiene sentido con los libros de la saga

La serie comienza con Hari Seldon siendo arrestado por crear una ciencia llamada psicohistoria que predice la caída del Imperio Galáctico. En el primer capítulo veremos a Raych Seldon y a Gaal Dornick compartiendo el mismo espacio / tiempo. Raych falleció en la precuela Hacia la Fundación y Gaal Dornick recién aparece en Fundación. Es imposible que ambos se conozcan, con lo cual, resulta imposible que surja una historia de amor entre ellos.

En los libros originales, Raych estaba casado con Manela, una agente secreta que logró salvar la vida de Hari Seldon cuando era primer ministro del emperador Cleon. Aquí Manela no aparece, y Seldon tampoco es ni Primer Ministro ni Cleon tiene el papel de un emperador complaciente. Más bien, se lo presenta como un dictador que mata por el sólo hecho de que alguien piense distinto a él.

También veremos a Eto Demerzel encarnado por una mujer (en los libros es un hombre, al igual que Gaal Dornick), que lejos de ser el robot humanoide que protege a Seldon y se convierten en amigos, es mostrada como un ser distante, fría e impiadosa, sin vestigios de la «humanidad» de Eto (más allá de que era un robot).

El peor (peor) error de la serie: Eto Demerzel

La serie mezcla sucesos de las precuelas con los de la trilogía original, confundiendo la participación de Eto. Demerzel apareció hasta la primera parte de Hacia la Fundación, luego de dejar su lugar de primer ministro a Seldon.

Eto, como todos los robots de todos los libros de Isaac Asimov, respondía a las tres leyes de la robótica, cuya primera ley es: «Un robot no hará daño a un ser humano ni, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño».

Aquí veremos a Eto Demerzel no sólo permitiendo que humanos sufran daño, sino además, haciendo daño con sus propias manos, rompiendo todos los conceptos planteados por Asimov y las leyes de la robótica.

Quienes leyeron gran parte de los libros de Asimov, saben que el verdadero nombre de Eto es R. Daneel Olivaw, un robot que aparece inicialmente en «Bóvedas de Acero» y luego en sucesivos títulos de Asimov. El rol de Daneel en la saga de la fundación es crucial para proteger el futuro de la humanidad, lejos de lo que se ve en la serie.

4 razones para no ver la serie Fundación para fans de Isaac Asimov

Un salto galáctico complicado

Mientras en la saga, el salto galáctico, ese momento en que la nave entra al hiperespacio para llegar de un extremo al otro de la galaxia en segundos, es algo natural para lo cual no se necesita preparación física, en la serie, se lo presenta extrañamente complicado, en donde las personas tienen que ingresar en una suerte de cápsulas especiales en donde se los induce al sueño.

Cambios de géneros, personalidades y physique du rôle

Quizás para complacer a la ya abusiva «corrección» política de Hollywood y por otras razones desconocidas, tres personajes que en los libros son hombres, aquí se los presentan como mujeres: Eto Demerzel, Gaal Dormick y Salvor Hardin.

Si bien se ha criticado en ocasiones, que Asimov no le dio gran relevancia a las mujeres en sus novelas, también es cierto que hubo otros personajes femeninos claves que podrían haber tenido protagonismo en la serie. Desde Dors Venabili (la esposa de Seldon) a Wanda Seldon (su nieta y clave para la conformación de la Segunda Fundación), o Manela (quien salva su vida como una auténtica guerrera), a otros más, no era necesario cambiar los géneros de los personajes que Asimov escribió.

También se cambiaron las personalidades de los personajes, empezando por Cleon que de ser un emperador contemporizador, pasa a ser un tirano; Eto Demerzel de ser un Primer Ministro sabio, pasa a ser un actor de relleno con la capacidad de matar; Raych Seldon que siendo el hijo adoptivo de Hari Seldon, lo asesina en el segundo capítulo.

Con muchas inconsistencias y sinsentidos, estas son algunas razones para no ver la serie Fundación si se es fanático de los libros de Asimov. Pero, por supuesto, quien quiera ver una serie de ciencia ficción con una calidad cinematográfica cuidada hasta el mínimo detalle en su producción no puede perdérsela, aprovechando la promoción de siete días gratis de Apple TV Plus.

Fotografía
Apple TV Plus

Más por conocer

Featured

Close