Conocedores
Close

10 consejos para vivir viajando a precios de oferta

Por Juan Chiummiento

02/01/2018

¿Cómo recorrer el mundo gastando poco dinero, incluso menos que vivir de manera fija?

Vivir viajando puede ser más barato que vivir de manera fija. Aunque la frase suene ridícula, es totalmente cierta.

La clave está en saber utilizar de manera eficiente nuestro presupuesto, principalmente en lo que respecta a transporte, alojamiento y comida (los tres elementos básicos de cualquier viaje).

Desde #CONOCEDORES compartimos un decálogo de consejos que sirven para todos aquellos viajeros que deseen recorrer el mundo y sepan que el dinero no es ninguna excusa.

1. Ser flexible en las fechas de viaje
Los precios de los pasajes aéreos fluctúan mucho durante todo el año. Por eso un primer truco es no desesperarse a conseguir el ticket en una fecha determinada.

2. Usar la tecnología a nuestro favor
Relacionado con el punto anterior, hay que aprovechar las herramientas que los tiempos presentes nos ofrecen. Una de ellas es la posibilidad de buscar vuelos en plataformas como Skyscanner, Kayak o Google Flight, que realizan búsquedas con fechas flexibles y en distintas aerolíneas.

3. Menos peso, menos gasto
Viajar liviano significa conseguir tickets más baratos, fundamentalmente si hablamos de vuelos dentro de Europa o Asia. El equipaje de mano que nos permiten dentro del avión (en general de 10 kilos) muchas veces es más que suficiente para continuar nuestro recorrido.

4. La mejor excursión siempre es gratuita
Nadie te cobrará cada vez que muevas tus pies y recorras una ciudad, por eso este consejo se resume en tres palabras: caminar, caminar y caminar. Conocer los barrios, visitar mercados o adentrarte en el edificio de una universidad tendrá un costo cero en tu billetera pero uno invaluable en tu viaje.

5. Aprovechar los Free Walking Tour
Nacidos en Europa y hoy presentes en todo el mundo, son un aliado perfecto en las grandes ciudades. Funcionan a base de propinas y suelen extenderse por 2 o 3 horas, permitiéndonos conocer sitios históricos y también algunos trucos para nuestra estadía.

6. Seguir la ruta de los locales
¿Por qué nos vamos a mover en taxi si existe el transporte público? ¿Por qué comemos en restaurantes bilingües si la gente del lugar elige otras opciones? En toda ciudad siempre conviene moverse al ritmo de los locales, principalmente en lo que respecta a transporte y comida.

7. Un idioma universal que abre mil puertas
No importa si estás en Tailandia, Francia o Sudáfrica: hay ciertas señas que todo el mundo entiende. Por eso, si buscamos un lugar para comer o simplemente queremos llegar hasta el centro, no hay que tener miedo de gestualizar nuestras preguntas. Siempre habrá gente dispuesta a ayudarnos y darnos los mejores consejos.

8. El alojamiento no siempre es un gasto
Hoy en día existen muchas alternativas a los tradicionales hoteles, hostels o departamentos. Plataformas como couchsurfing, WWOOFing o Helpx nos permiten pernoctar en cualquier lugar del mundo a costo cero.

9. Contacto personal antes que virtual
Si ninguna de las alternativas arriba mencionadas nos convence, existe un truco para conseguir el mejor precio: busca en apps como Google Maps o Maps.me cuál es la zona donde se concentra la mayor cantidad de alojamientos. Una vez detectada, buscar directamente allí un lugar para dormir: casi siempre será más económico pactar un precio en persona que reservar de manera anticipada por internet.

10. La economía colaborativa juega a nuestro favor
Este es un consejo que servirá fundamentalmente para quienes viajen por Europa, donde moverse en tren resulta un sueño demasiado caro a veces. Por eso desde hace unos años está en boga Blablacar, una herramienta de carpooling que permite conseguir abaratar costos de transporte gracias a los principios de la economía colaborativa.