Conocedores
Close
Ocio 18/07/2016

Crítica: Buscando a Dory, una película llevada al extremo

La nueva producción de Disney / Pixar trajo una historia en la que todo fue presentado en demasía: los olvidos, la tristeza, las peripecias y hasta la duración

Norberto Sica

Seguir en

Después del éxito de “Buscando a Nemo” y de los incontables trabajos del equipo Disney / Pixar, tenía altas expectativas en “Buscando a Dory”, la nueva apuesta de animación de una de las factorías líderes en este tipo de producciones.

“Finding Dory” intentó evolucionar en la forma de contar las peripecias del personaje que olvida todo rápidamente y en buscar una forma de relatar una historia tan original y divertida como fue su predecesora.

Sin embargo, el problema de “Buscando a Dory” es que los realizadores fueron demasiado lejos en cada aspecto. La frase “Menos es más”, fue claramente, olvidada.

La película comienza mostrándonos a una joven Dory junto a sus papás y cómo ellos intentaban ayudarla en su “Desorden de Memoria de Corto Plazo”. Pero sus problemas para recordar fueron exacerbados hasta el ridículo.

Sin entrar en detalles (spoilers-free), los quince minutos finales resultaron demasiado descabellados de imaginar y representaron de forma maximizada lo que fue el resto de la película: todo al extremo, todo en demasía. Los olvidos, la tristeza, las locuras, lo incrédulo y hasta la duración.

De todas formas, “Buscando a Dory” no es para dejar pasar, aunque podría haber sido mucho (mucho) mejor.

Más por conocer