Conocedores
Close
Viajes 31/01/2018

¿Enero en Nueva York? ¿Cuáles son las ventajas de visitar la Gran Manzana en invierno?

Además de la magia de la nieve que cubre la ciudad, los precios de los hoteles pueden ser hasta un 50% inferiores a los de otras épocas del año. #Imágenes

Norberto Sica

Seguir en

Después de experimentar Nueva York en distintas épocas del año puedo afirmar con certeza que el invierno en Nueva York puede ser una excelente opción, especialmente para los viajeros que visitan la ciudad por segunda o tercera vez.

Si bien enero suele ser un mes crudo, con temperaturas que -en ocasiones- pueden estar por debajo de los 10 o 20 grados bajo cero, es un gran período para disfrutar de una ciudad que se ve distinta.

Desde la segunda quincena de enero, llegar a “la Gran Manzana” puede ser una experiencia de re descubrimiento, con menos personas en las calles, menor circulación de autos y menos ruidos, lo que es un alivio frente a las temporadas medias y altas, que ocupan casi todo el año, desde marzo a diciembre.

Hay menos colas para las principales atracciones y menos “muchedumbre” en lugares claves como museos o teatros.

Y nada menor, los precios de los hoteles pueden llegar a mostrar tarifas hasta un 50% (o incluso menos) que en el resto del año.

Es una ciudad que se la ve distinta, relajada de la vorágine tradicional, con la nieve que le da una apariencia totalmente mágica.

Y un Central Park que muestra una tonalidad diferente, lejos de los verdes furiosos y con lagos que se congelan.

Definitivamente no es el mejor momento del año para largas caminatas (además de las bajas temperaturas, los días son más cortos), pero para los que el frío no es un gran problema, es una opción a tener en cuenta.

Más por conocer