fbpx
Por qué visitar Moscú en invierno, la capital imperial que nunca descansa​
17/05/19   |   Viajes

Por qué visitar Moscú en invierno, la capital imperial que nunca descansa​

Siete razones para adentrarse en un cuento de hadas: parques, plazas e iglesias cubiertas de nieve y luces que titilan a cada paso, en la capital de Rusia

Conocedores.com Redacción
Conocedores.com

Hay quienes afirman que viajar a Moscú en invierno es como adentrarse en un cuento de hadas: parques, plazas e iglesias cubiertas de nieve y luces que titilan a cada paso.

El intenso frío no debe ser excusa para evitar esta experiencia. Basta con un buen abrigo, ropa interior térmica y un par de zapatos que repelan el agua para disfrutar de una de las capitales más atractivas de Europa.

Por ello, desde #CONOCEDORES elaboramos un listado con 7 razones para visitar Moscú en invierno.

1. Colina de los Gorriones

Una de las mejores vistas de la ciudad al viajar se encuentra en la Colina de los Gorriones, donde destaca el edificio principal de la Universidad Estatal de Moscú.

La Universidad es uno de los siete edificios monumentales encargados por Stalin y uno de los rascacielos más emblemáticos de Moscú. Desde aquí puede disfrutarse de las vistas de la ciudad cubierta de nieve, pero también del parque que rodea los edificios, donde suelen acudir los estudiantes.

2. Plaza Roja

Da igual el frío que haga, no puede decirse que se ha viajado a Moscú si no se visita la Plaza Roja. El espacio público más bonito y más desafiante de Moscú es un enorme espacio peatonal adoquinado situado al lado del Kremlin.

La palabra “roja” no tiene nada que ver con el color de la plaza, aunque probablemente eso será lo primero que todo el mundo tenga en su cabeza. En realidad se llama así por su belleza: antes, “rojo” significaba “bello”.

3. Catedral de San Basilio

Las cúpulas de la Catedral de San Basilio de la Plaza Roja parecen hechas de merengue. No es extraño que Le Corbusier lo definiese como “el delirio de un pastelero embriagado”.

La catedral se construyó a mediados del siglo XVI y cuenta la leyenda que Iván el Terrible ordenó que les arrancasen los ojos a los dos arquitectos artífices de la obra para que nunca pudiesen reproducirla en otra parte.

4. Krasny Oktyabr

Krasny Oktyabr significa “octubre rojo” y fue una de las fábricas de chocolate soviéticas más importantes por su famosa chocolatina “Alyonka”. Hoy es uno de los lugares más de moda de Moscú y un buen sitio donde calentarse los días más fríos del invierno.

Aquí acude todo el moderneo moscovita a trabajar, comer y a pasar un buen rato. Está proyectado que en el futuro los 23 edificios de ladrillo rojo de la fábrica se conviertan en pisos de lujo con vistas al Kremlin.

5. Convento de Novodevichy

Fundado en 1524, ha permanecido intacto con el paso de los años y la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 2004.

Durante muchos siglos, los edificios blancos con torres de ladrillo rojo coronados por cúpulas doradas fueron el hogar, o más concretamente la prisión, de muchas de las damas nobles de las familias reales rusas.

6. Catedral de Cristo Salvador

Esta blanca Catedral de Cristo Salvador con sus enormes cúpulas doradas se parece a un castillo de hielo, especialmente en invierno, cuando está rodeada de nieve.

La catedral ha vivido tiempos muy difíciles. Costó 44 años acabarla y se construyó para dar las gracias a la Divina Providencia por haber salvado a Rusia de Napoleón. En 1931 la demolieron para construir en el solar el Palacio de los Soviéticos, que al final nunca vio la luz. En su lugar, el líder soviético Nikita Khrushchev decidió abrir la piscina al aire libre más grande del mundo, aprovechando los cimientos inundados de la incipiente construcción.

Pero los rusos cambiaron de idea otra vez y en 1990 decidieron reconstruirla usando tecnología moderna. Esta vez solo les costó tres años y hoy puedes ver cómo ha quedado.

7. Jardín Hermitage

Si solo te da tiempo a ver una cosa de Moscú, tiene que ser esto. Aunque el parque es pequeño, tiene unos rincones preciosos y es muy acogedor, especialmente en invierno con la nieve.

También puede disfrutarse de la mejor comida, música y festivales infantiles, que se celebran a menudo. Y en invierno los moscovitas le sacan partido al parque viniendo a patinar en su pista sobre hielo.

Fotografía
Cortesía Pxhere

Más por conocer

Featured

Close